Advierten que política exterior de Trump disminuye influencia de EE.UU

El Departamento de Estado de EE.UU. informó al director general de la Unesco, a través de un comunicado, la decisión del país de abandonar la organización. “Esta decisión no se tomó a la ligera y refleja las preocupaciones de los Estados Unidos con los crecientes atrasos en los pagos en la Unesco, la necesidad de una reforma fundamental en la organización y la tendencia anti-Israel continua”, afirmó la portavoz de dicho Departamento, Heather Nauert, en alusión a la inclusión de Palestina en el organismo, en 2011.

Al respecto, el analista internacional y Director del Instituto de Estudios Avanzados (IDEA) de la Universidad de Santiago, Dr. Fernando Estenssoro, sostiene que esto responde a un declive en la influencia de Estados Unidos en el organismo multilateral, lo que le ha provocado derrotas en el manejo de su política exterior. Sin embargo, recuerda que esta situación, que motiva el alejamiento de la potencia mundial de la Unesco, no lo afecta directamente, sino a Israel.

“Estados Unidos utiliza a Israel como excusa para salirse de la Unesco, argumentando que está politizada y que se habría desperfilado”, explicó el Dr. Estenssoro en entrevista con CNN Chile. A su juicio, ello confirma una serie de señales que ha dado a conocer el Presidente Donald Trump y que darían cuenta de su política aislacionista en el terreno internacional. Entre ellas, su insistencia por construir un muro en la frontera con México, su énfasis por el proteccionismo comercial, durante su etapa de campaña (“América primero” fue uno de sus eslóganes) o su negativa a certificar el acuerdo nuclear con Irán.

“La política exterior que impulsa Estados Unidos es rechazada por el resto de los países miembros de esta comunidad, y por eso Donald Trump reacciona con esta forma de ensimismamiento, amenazando con sacar a su país de todos aquellos lugares donde sus políticas no se imponen por la vía democrática”, afirma. Y continúa: “Si Estados Unidos se va a salir de todas las instancias donde le va mal, la pregunta es cuál va a ser su política exterior. ¿Va a actuar con medios de fuerza, por ejemplo?”.

Sin embargo, para el analista, este tipo de decisiones pueden traer consecuencias indeseadas para el país norteamericano, en circunstancias que ya no detenta el poder hegemónico que tenía al finalizar la Segunda Guerra Mundial, en 1945, ya que países como China estarían desafiando su preponderancia en el concierto internacional, producto de su auge en materia económica.

“Estamos viviendo una situación en donde empiezan a dominar estos discursos bastante aislacionistas que, pensamos, habían desaparecido desde el punto de vista internacional, de los años 30, que fueron los que crearon la Segunda Guerra Mundial”, advierte.

Por